Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información

SHIATSU

shiatsu_1.jpg

Es una técnica japonesa que aplica presión manual y digital sobre la piel con el fin de prevenir y subsanar dolencias, estimulando los poderes naturales de recuperación que posee el cuerpo, eliminando los elementos que producen fatiga y promoviendo el bienestar en general.

Sus características más importantes son las siguientes:

  • Valoración y tratamiento combinados. Cada aplicación de la presión shiatsu es una valoración que permite al terapeuta tratar al cliente de acuerdo con las condiciones de su cuerpo. Detectando anormalidades en la piel, los músculos o el calor del cuerpo, advirtiendo las irregularidades y determinando de inmediato el tratamiento básico a emplear.
  • Utiliza sólo las manos y los dedos. El shiatsu no requiere la ayuda de artificios mecánicos.
  • No tiene efectos secundarios. Puesto que los puntos a tratar, la presión y la aplicación se calibra de acuerdo al objetivo, el tratamiento no se ve acompañado de sensaciones desagradables, y no produce efectos secundarios, tales como el dolor muscular.
  • No tiene límites de edad. El shiatsu puede aplicarse en personas de todas las edades, desde los niños a los ancianos. En los jóvenes ayuda a fortalecer el cuerpo y en los adultos ayuda a protegerse de las enfermedades y a retrasar el envejecimiento.
  • Practicado asiduamente ayuda a detectar irregularidades corporales, impidiendo la acumulación de fatiga y la aparición de trastornos, es decir, el shiatsu es un magnífico potenciador de la salud pues estimula nuestro sistema inmunitario y nuestra vitalidad.
  • El shiatsu es efectivo porque trata el cuerpo entero. El tratamiento localizado puede tener efectos temporales, pero no puede llevar a su término una cura básica. El único modo de conseguir esto es tratar primero todo el cuerpo y luego las localizaciones que muestran síntomas de desequilibrio. Esto siempre resulta efectivo.

El shiatsu podría definirse como una terapia preventiva y de tratamiento de afecciones específicas que ayuda al ser humano a recuperar su capacidad de auto-curación mejorando sus funciones fisiológicas.

No trata sólo el cuerpo físico, sino que de acuerdo a la filosofía oriental que entiende al ser humano como un todo, trata también aspectos mentales, emocionales y energéticos, a través de los meridianos de la Medicina Tradicional China.

Efectos del shiatsu en el organismo:

  • Flexibiliza la piel.
  • Mejora el sistema circulatorio.
  • Flexibiliza el sistema muscular.
  • Ayuda a la recuperación del equilibrio del sistema articular.
  • Facilita las funciones del sistema digestivo.
  • Mejora el control del sistema endocrino.
  • Regula las funciones hormonales.

Indicaciones del shiatsu:

·Se pueden generalizar en 3 grandes grupos:

  • Enfermedades o trastornos crónicos.
  • Sintomatología psicosomática.
  • Síndromes clínicos no identificados.

Principalmente en los siguientes sistemas:

Trastornos del tono y del trofismo muscular:

Hipertrofia muscular.

Espasmos musculares.

Astenia muscular.

Trastornos del sistema nervioso periférico:

Neuralgias esencial o sintomática.

Neuritis.

Trastornos neurovegetativos:

No se asientan en ningún trastorno anatómico.

Son malestares vagos que se relacionan con alteraciones neuroendocrinas:

Vértigos, dolores, cefaleas, insomnio, gastritis, colitis, etc…

Patologías osteoarticulares:

Las formas postraumáticas y postoperatorias (luxaciones de la articulación del hombro, torcedura de la clavícula, torcedura de la rodilla, fractura, meniscopatía, etc…

Escoliosis.

Cifoescoliosis.

Cifosis.

Lordosis.

Todas las formas de artrosis o artritis de la columna.

Periartritis escapulohumeral.

Lumbalgias y lumbociáticas.

Osteoporosis no grave, “osteopenia”.

El shiatsu se recibe vestido con ropa cómoda. Mejor con tejidos naturales y suaves, que acepten la presión sobre ellos sin oponer resistencia (un tejano sería duro, por ejemplo).