Usamos cookies propias y de terceros para mostrar publicidad. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información

QUIROMASAJE

quiromassatge.jpg

Quiromasaje significa masaje manual, es decir, sin la ayuda de aparatos mecánicos. Probablemente sea tan antiguo como la raza humana.

Consiste en un conjunto de maniobras (presiones, fricciones, amasamientos, percusiones…) destinadas a tratar afecciones y síntomas tales como contracturas, dolores, tensión, cansancio, rigidez, estrés, etc…

Es un eficaz sustitutivo de la gimnasia activa y su principal objetivo es la musculatura corporal, potenciando la recuperación de sus propiedades: elasticidad, fuerza y contractibilidad, así como la expulsión del ácido láctico y otros metabolitos que provocan la fatiga y el dolor muscular. Retrasa y evita la atrofia en patologías que requieren periodos largos de inactividad o inmovilización.

Es innegable, además, su efecto positivo sobre la piel: aportándole una mayor irrigación, lo que a su vez favorece la oxigenación y regeneración celular.

La circulación sanguínea: mejora la circulación arterial permitiendo un mayor aporte de sangre arterial a los tejidos y aumentando asimismo la circulación periférica y la circulación venosa, mejorando esta su retorno.

Las articulaciones: aumentando su tonicidad y resistencia.

El sistema nervioso: tanto el central como el periférico, obteniendo efectos relajantes o estimulantes en función de tipo de masaje aplicado.

El metabolismo: influyendo beneficiosamente sobre las grandes funciones: digestión, respiración, regulación de la presión arterial, etc.